Myanmar: WFP renueva su compromiso de apoyo a los refugiados rohingya de Bangladés

ROMA - El Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés), David Beasley, ha reiterado el compromiso de la organización de proporcionar asistencia alimentaria a los refugiados rohingya de Bangladés.

En su reunión con la Primera Ministra de Bangladés, Sheikh Hasina, el pasado lunes en Roma, Beasley agradeció al Gobierno su apoyo a la población que huye de la violencia de Myanmar.

"WFP ha estado ahí desde el primer día de esta crisis, hace casi seis meses, proporcionando alimentos a aquellos que lo perdieron todo y huyeron para salvar la vida. No podríamos haberlo hecho sin la generosidad de nuestros donantes, ni sin el apoyo del Gobierno de Bangladés," dijo Beasley.

Añadió que WFP seguirá ayudando a los refugiados rohingya y trabajando con el Gobierno de Bangladés. Beasley también manifestó su optimismo sobre el apoyo de la comunidad donante a organizaciones como WFP y la ayuda a la población rohingya mientras sea necesario.

Hasta 726.600 refugiados se han beneficiado de la última ronda de distribuciones de alimento de WFP; alrededor de 113.000 mujeres y niños pequeños han recibido alimentos nutritivos especiales. Otras 90.000 personas más participan en los programas de cupones electrónicos de WFP, que les permiten comprar alimentos en establecimientos locales designados. WFP necesita 27,3 millones de dólares mensuales para desempeñar su labor en Cox's Bazar.

WFP agradece las contribuciones de Alemania, Australia, Canadá, Dinamarca, EEUU, el Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia de la ONU (CERF), Italia, Japón, Kuwait, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, Suiza, Tailandia, la Unión Europea (ECHO) y de los donantes privados y corporativos.

Aviso:

Esta no es una publicación de ACNUR. ACNUR no es responsable por su contenido, ni necesariamente lo respalda. Todas las opiniones expresadas en esta publicación pertenecen a sus autores y no reflejan necesariamente las de ACNUR, las Naciones Unidas, o sus Estados Miembros.