La OMCT muy preocupada por tratos inhumanos y degradantes infligidos a los prisioneros en particular a los opositores

Ginebra, 18 de noviembre de 2010La Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), principal coalición internacional de organizaciones no gubernamentales (ONG) que luchan contra la tortura, las ejecuciones sumarias, las desapariciones forzadas y cualquier otro tratamiento cruel, inhumano o degradante, manifiesta su gran preocupación por las informaciones recibidas en las últimas semanas.

El  30 de agosto de 2010 falleció el Sr. Franklin Brito en condiciones turbias que hasta la fecha no han sido investigadas de manera independiente y exhaustiva. El Sr. Brito que protestaba por abusos del poder en contra de sus derechos se encontraba al momento de su fallecimiento en el Hospital Militar de Caracas donde adelantaba una huelga de hambre. Hay que recordar que frente a la gravedad de su situación la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había solicitado medidas que no fueron implementadas por las autoridades.
El 31 de octubre de 2010 y luego el 3 de noviembre, en menos de una semana, fallecieron dos reclusas del Internado Nacional de Orientación Femenina (INOF) de Los Teques como consecuencia de la falta de insumos médicos adecuados y de tratamientos oportunos para sus respectivos estados de salud.
La OMCT acaba de recibir con preocupación informaciones graves referentes al deterioro de las condiciones de detención de la Jueza María Lourdes Afiuni actualmente detenida en el mencionado INOF. La Jueza María Lourdes Afiuni fue detenida en diciembre de 2009 por haber ordenado la libertad condicional de un detenido con base en las recomendaciones hechas respecto al caso por el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de las Naciones Unidas (ver Informe Anual del Observatorio para la Protección de Defensores, año 2010).

Es necesario recordar que la Jueza María Lourdes Afiuni, detenida con prisioneros que ella misma ha condenado, es víctima de tratos degradantes y de hostilidades de parte del personal de guardia y de algunas de las demás prisioneras.

Sufriendo de un tumor maligno ella ha sido objeto de parte del personal de la Guardia Nacional de una actitud y tratos humillantes. Señalaremos entre otros que recientemente los miembros de la Guardia intentaron llevarse su historia clínica del hospital adonde fue trasladada y que los médicos fueron impedidos de realizar algunos exámenes médicos íntimos previstos en razón particularmente de serios hematomas provocados como consecuencia de lo apretado de las esposas que le colocaron los funcionarios de la Guardia Nacional.

Durante una segunda visita al hospital planeada para el 16 de noviembre de 2010 los médicos debieron suspender de nuevo los exámenes en razón de la actitud del personal militar. En efecto el personal médico estimó imposible efectuar los exámenes íntimos ante la negativa de los guardias a salirse del lugar de la consulta.

La OMCT seriamente preocupada por esta situación solicita a las autoridades venezolanas concernidas que garanticen el respeto de los derechos de los prisioneros de acuerdo con los instrumentos internacionales y que implementen las recomendaciones de los mecanismos de Naciones Unidas y del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Esta no es una publicación de ACNUR. ACNUR no es responsable por su contenido, ni necesariamente lo respalda. Todas las opiniones expresadas en esta publicación pertenecen a sus autores y no reflejan necesariamente las de ACNUR, las Naciones Unidas, o sus Estados Miembros.